Recomendaciones muy obvias (quizás no siempre) que debe seguir una tienda online – Primera parte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Recomendaciones muy obvias (quizás no siempre) que debe seguir una tienda online - Parte 1

Algunos consejos para no perder una venta por mala usabilidad o por generar desconfianza

A menudo sucede que, antes de caminar, uno ya quiere correr. Y en el caso de una tienda online esto lo podríamos traducir en que, previamente a asegurar su óptima usabilidad y la confianza que ésta debe transmitir al usuario, uno se lanza a estrategias de SEO, pago y redes sociales para atraer posibles visitantes interesados ​​en sus productos.

Alerta. Estas estrategias, como evidentemente también las decisiones que afectan a la política de precios y envíos, tienen muchísima importancia. Sin embargo, su impacto estará minimizado (léase «perder dinero») si la web no es usable, las landing pages de listados y de producto están mal resueltas o el proceso de compra genera desconfianza en el cliente potencial. Dicho de otro modo, no se puede invitar a la gente a visitar una web en la que, en lugar de persuadirlo para que se quede y compre, se le disuade de hacerlo (o lo que es peor, lo asustamos).

Para no caer en este error habría que tener en cuenta algunas recomendaciones. Ya os avanzamos que hay muchas (les dedicaremos más de un post) y que algunas os parecerán muy obvias. Sin embargo, no lo deben ser tanto si nos fijamos en determinadas webs de comercio electrónico.

En todo caso, no pierdes nada por seguir leyendo. Si ya las aplicas, felicítate y céntrate en subir el listón. Sino, toma nota para situarte en un punto de partida en condiciones de igualdad con tus competidores.

No siembres el caos

Opta por un diseño muy limpio, donde el uso de elementos como los colores y las tipografías estén en su justa medida. No quieras destacarlo todo, porque acabarás por no destacar nada, y crearás una sensación de caos que no invitará a la compra, sino todo lo contrario.

Usa imágenes sugerentes

Difícilmente alguien comprará nada que no le llame la atención. Es por eso que las imágenes deben ser de muy buena calidad (de contenido también, no sólo de pixels) y tener unas dimensiones que, sin caer en exageraciones, permitan ver como es el producto. Para los detalles (en algunos productos son muy importantes), incorpora funcionalidades como la lupa.

Piensa que determinados productos, cuyo uso puede ser complejo o no haber quedado claro, necesitarán de imágenes auxiliares, o incluso vídeos que resuelvan las dudas que puedan plantear.

No vendas únicamente productos, vende ventajas

Ten mucho cuidado con la descripción del producto. No hablamos sólo de evitar cometer faltas de ortografía (lo damos por hecho), sino de incluir descripciones detalladas, que aporten información diferencial respecto a las que proponen tus competidores.

Da un paso más, adelántate a posibles objeciones, y traduce las características de cada producto en ventajas, otórgales un valor añadido diferencial.

Además, no olvides la utilidad que pueden tener herramientas como los comparadores de productos, especialmente en aquellos casos en los que la decisión de compra dependerá de las características de cada producto. No temas generar dudas en el comprador. En muchos casos, le ayudarás a decidirse.

Guía al comprador

  • Ten muy en cuenta la navegabilidad. El camino hacia la compra debe estar bien indicado.
  • Muestra claramente la información (precio, descuentos, opciones, costes de envío…) y los botones que lo conducirán a la compra.
  • Piensa en ayudar al cliente potencial a que entienda fácilmente cuál es el orden por el que se rige tu tienda (mejor si coincide con su esquema mental).
  • Adelántate y destaca lo que seguramente está buscando, ese producto exclusivo, nuevo o de temporada.
  • Si dispones de muchos productos, opta por una buena herramienta de filtrado, con las diferentes categorías y número de productos disponibles para cada una de ellas.
  • No olvides dotar tu tienda de un buscador potente, que permita al usuario encontrar lo que está buscando y que le sugiera, si es necesario, algunas opciones mientras escribe la palabra de búsqueda.
  • Piensa también en la posibilidad de que el usuario no encuentre el producto que quería. Para estos casos, diseña una página que le invite a seguir navegando, ofrécele alternativas, como productos destacados o enlaces a otros apartados de la web.
  • Y recuerda (ya lo hemos dicho), condúcelo a la acción con el precio, descuentos, opciones, botón de compra… bien visibles. Sugiérele cuáles son los pasos (los menos posibles) hacia la conversión.

Hazlo fácil

Si el cliente potencial ha decidido adquirir el producto, allana el camino hacia la compra. Emplea sistemas de pago de un solo paso (one step check out) con varias opciones de pago, y evita darle formularios complicados.

Pide únicamente aquellos datos necesarios y proporciónale la ayuda que necesita.

Demuestra que se puede confiar en ti, antes, durante y después

Toda información que aporte seguridad al usuario será bienvenida. Sitúa bien visible la posibilidad de contactar contigo (teléfono, chat online …), crea una página en la que pueda conocer los detalles de tu empresa, explícale la política de envío y las opciones de devolución, muéstrale valoraciones de los usuarios, destaca los sellos de confianza con los que cuentas… Reduce al mínimo la sensación de riesgo que puede rodear una compra online.

Y una vez el cliente te haya comprado, infórmale con detalle de cómo evoluciona su pedido. Haz que perciba que ha sido un acierto escoger tu tienda online. Recuerda que es más sencillo prolongar la relación comercial (compras futuras) si has satisfecho sus expectativas.

Estas son algunas recomendaciones básicas que deberías tener en cuenta a la hora de crear un e-commerce. Hay muchas otras que abordaremos más adelante, en entradas posteriores de nuestro blog. Como te decíamos, muchas te podían parecer obvias. Pero, precisamente por este motivo, las recordábamos, porque hoy en día su ausencia no puede estar justificada en una tienda online.